lunes, enero 02, 2006

El espíritu del poeta visual Guillermo Deisler planea entre nosotros



Arte Postal a la Carta
Por Erik Bellido [Diario La Nación - Chile]

Con trabajos realizados por más de 200 artistas de la corriente art-mail se exhiben 800 creaciones inéditas en la muestra “No a las fronteras, sí a la interculturalidad”. La exposición es un homenaje al creador fallecido hace diez años.
Como una forma de testimoniar su legado artístico y plástico, desde el fin de semana pasado y hasta el 23 de diciembre se encuentra abierta al público la exposición “No a las fronteras, sí a la interculturalidad”, en el Campus Santiago de la Universidad de Talca, ubicado en Québec 415, Providencia.
Elke Grundmann de Alemania, Pete Spencer de Australia, Luc Fierens de Bélgica; Antonio Cares y Rodrigo Andrade de Chile, junto a otros artistas de Holanda, Francia, Hungría Italia, Japón, Portugal y Puerto Rico, se unieron para rendirle un homenaje al extinto poeta visual fallecido hace 10 años en la ex República Democrática Alemana.
En esta verdadera galería visual se recogen una serie de trabajos y testimonios estéticos enviados por más de 200 artistas vía correo tradicional y mail, armando una muestra colectiva de 800 obras inéditas, las cuales serán montadas con posterioridad en Talca y Antofagasta, para después itinerar por Sudamérica y Europa.
Para el coordinador responsable de la muestra, César Reglero, “el espíritu de Guillermo Deisler sigue planeando entre nosotros”. Por esta razón, cuando recibió un mensaje de su par Clemente Padín, solicitando ideas para el homenaje a Deisler “inmediatamente llamé a una convocatoria mundial de mail-art. Y el resultado está a la vista, pues la respuesta fue increíblemente buena, fuera de lo presupuestado”.

Legado

De Deisler se sabe mucho sobre su historia de luchador por las libertades, su exilio, su manera de entender el arte correo como forma de traspasar fronteras, de unir culturas, o de entender la poesía visual como lenguaje universal para acercar a los seres humanos, pero popularmente, poco se sabe en Chile de su real aporte al mundo del arte. Ahí el valor de esta muestra.
Deisler destacó por ser uno de los principales promotores de la poesía visual mediante la técnica del arte-correo desde fines de la década del 60 y hasta medidos de los 90. Una vertiente poco diseminada en Chile, pero que el homenajeado desarrolló con personal estilo y pasión. Formó un grupo solidario que fue ejemplo de cómo el arte postal puede ser un instrumento poderoso para denunciar injusticias y servir de puente para unir voluntades con independencia de razas y credos.
Pero donde este chileno alcanzó su máxima producción poética fue en Europa, lugar desde donde se caracterizó por la innovación en las técnicas de grabado y, temáticamente, por la integración de elementos culturales heterogéneos, junto a una profunda preocupación por el respeto y la comunicación entre los pueblos.
La preocupación de Deisler por la universalidad de la cultura y la no existencia de límites que coartan su desarrollo se refleja en parte en esta muestra, donde se integran imágenes gráficas y otros códigos no-lingüísticos en los textos, además del uso de un lenguaje material, con dimensiones verbales, visuales y sonoras, como forma portadora de significados.
“En su poesía mi padre exploró y desarrolló el lenguaje como la máxima expresión de comunicación, incluso más allá de la palabra. Su obra unió a los artistas del mundo, pese a ser un arte irreverente, ya que permite intervenir la obra de otras personas. Ahí su valor”, comenta a La Nación la hija del artista Mariana Deisler Coll.
Publicado en el Diario La Nación (Chile) el 13 de diciembre de 2005

No hay comentarios: