domingo, febrero 25, 2007

Blue Iris México: La Vida Color de Azul...



[Por: Maya Pérez García]
México




Uno de los colores que nunca pasa de moda es el azul, así que está claro que para nosotros es un lujo entrevistar a Blue Iris México, quién a través de su obra visual explora las facetas de este enigmático color. Hablamos con ella sobre su proyecto actual, su vida y otras cosas.

Tu obra se centra en el color azul. ¿Cómo describirías este acercamiento? ¿Por qué esa "focalización"?
Te quiero compartir un poema que escribí hace tiempo, supongo que explica esta relación cromática que se ha vuelto experiencia de vida:
En tu vientre navega mi espíritu embalsamado como una crisálida, envuelto en la mirada del glacial Neptuno, sirenas con paraguas arrullan gotas lunares en cristales acerados, mis curvas desnudas se acunan en la luna, a ojos cerrados me envuelvo en múltiples velos de luna, mis senos despiertan al tacto del viento. Azul cerúleo, ultramar, celeste, rey, marino, colonial, agua, aire, flama, fuego, mirada, transparente, hielo, torre, cristal. Soy la voz, soy hoja, soy pluma de las alas de Miguel, soy un fragmento en nocturnos espirales viajera de un remolino escribiendo el fondo del mar, dibujo olas de medusas, cardúmenes de mariposas, flechas de reptiles brotan de los corales, las burbujas decoran el preludio del nacimiento, las ascensiones, listón de vida, en la sonoridad del azul tilo, sonoro.
Me gusta el azul porque creo en la inmensidad, el color ha provocado en mí la sensación de envolverme en él como en un manto, y al mismo tiempo lo contrario: como si algo dentro de mí se desplegara, similar al acto de abrir una ventana que permite ver mi interior. Me permite verme, así como invito a otro a observarme a través de las atmósferas que invento… en contraposición, también me aísla y me esconde. Comencé por elegir el color de una manera intuitiva; me gusta, me tranquiliza, y me hace sentir bien. Siempre supe que iba a ser hija de los océanos, amante del mar y de la naturaleza. En la convivencia con el azul lo cuestiono: ¿qué hay de mí en el? ó viceversa… Frialdad en abandono, semejante a una inteligencia prudente. Sueños encarnados en un paisaje de luz, libertad y templanza. Universo acuático o celeste, que nos envuelve dándonos tranquilidad y reposo, quizá cura heridas o maleficios de vidas presentes y pasadas. Noche de azul doliente que despierta temores de claustrofobia y flama. El azul es un territorio ambiguo, de naufragio y esperanza, ¿realmente es un color frío? Hay quien escribe que “Es un color que retrocede y se aleja, asociado con la introversión y la inteligencia, el color de los sueños y de lo maravilloso, simboliza sabiduría, fidelidad, verdad, descanso y lealtad.” (1) “Algunas culturas piensan que cura los maleficios infligidos por la voluntad de ciertos enemigos” (2). En términos energéticos, azul es el color del chakra de la garganta, corresponde en el árbol de la vida a daath, es lo “escondido” que nos ayuda en el conocimiento, la comunicación, la voz, lo que para quienes nos dedicamos a la expresión es vital… Y un lugar muy especial lo tiene nuestra Perla Azul; la seminal de la conciencia en el chakra de la corona, enraizado en la glándula pineal, es de un violeta azulado, envuelto por dorado y arcoiris… maravillosa. Ojala tus meditaciones y devoción iluminen tu perla azul y tu alma.

2007 puede ser un año muy importante para Blue. ¿Qué proyectos tienes en puerta?
“Una isla Azul” es una serie de fotografías que estoy trabajando actualmente, a la fecha he realizado imágenes en Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad de México, Oaxaca, Ixtapa Zihuatanejo, y en diversas carreteras de México. También incluyo algunas fotografías de danza y teatro, así como autorretratos… Las imágenes de cielos, edificios, nubes, mar contrastan con aquellas en las que la figura humana es protagonista. En un inicio pensé que lo mejor era hacer dos proyectos, sin embargo creo que juegan muy bien en conjunto; sujeto y espacio, retrato y arquitectura.





Con el tiempo que tienes trabajando en artes visuales, y la difusión que has logrado de tu obra, ¿se saca más dinero que con tus otras actividades?
Hay una parte de mi demasiado romántica, la cual aún debe aprender a comercializar y lucrar con su obra; sin embargo, si alguien se interesa, puedo mandarle mi catálogo. ;-) Por ahora he ganado más satisfacciones intangibles, es decir, la experiencia misma de crear la obra ha sido mi recompensa. Es un dejar la imaginación en la tela, o grabar en la memoria de mi portafolio los viajes y las imágenes que cualquier día se logran construir. En Puerto Madero, viví cerca del mar, fui amiga de pescadores, daba clase de pintura a los niños de las trabajadoras de la zona de tolerancia. Luego encontré una casa con una Ceiba en el jardín, en Chiapa de Corzo, a un costado del Grijalva y el Cañón del Sumidero… y así, a otros puertos, con tantas mudanzas reiteradamente busco quién adopte mi obra, ya que no dispongo de recursos para transportar y embodegarla, por lo que hago intercambios con colegas, alguno que otro trueque; a veces pinturas por obra en papel.
De hecho, incluso el archivo documental de la obra corre riesgo. Además de que la sal de ciertas poblaciones o los techos de teja son siempre un problema para la obra, y de que un día casi quemo mi casa con el soplete que uso para el encauso, a veces hay agresiones directas. Por ejemplo: lamento la desaparición de una sesión de fotos que me hizo Guillermo Ochoa en el mar, entre árboles secos, flores y body paint… Esas fotos causaron celos, ¿o envidia? incluso en mujeres, alguna periodista oaxaqueña las vio en Internet y dijo que yo me quería postular como diosa marina, jajaja. Un novio celoso rasgó y rompió las impresiones que yo tenía. Y yo, que en ese entonces no sabía de las virtudes restauradoras de photoshop, y además me sentí muy violentada por esa acción, tiré los pedazos restantes de las imágenes. El fotógrafo había perdido los negativos y las páginas Web en las que habíamos usado las imágenes desaparecieron... Supongo que entonces el azul no nos protege de toda maldición y demonio, lástima… sin embargo continúo gozando del trabajo creativo.

En el medio artístico parece que hay que permanecer a la defensiva de aquellos que dicen que lo que haces no sirve… Seguro te lo han dicho muchas veces…
Me gusta escuchar a las personas, aunque si es necesario soy evasiva, es decir, si la persona que está frente a mí es negativa, prefiero no dar réplica… supongo que así como mi trabajo oscila entre los retratos de personas y la foto arquitectónica, o entre lo abstracto y lo figurativo en la pintura, mi carácter viaja entre ser una peregrina ermitaña que disfruta meditar y el estudio espiritual, y en otras ocasiones puedo alegrarme enormemente en las fiestas populares de pueblo, en que todos bailan y beben en la calle, o salir con amigos a celebrar y bailar. Si tomas el arte como un medio exclusivamente para competir, esto va a envenenar tu autoestima; cuando algún colega, como un día hizo Farrera, intenta iniciar conmigo una conversación del tipo: “es que yo tengo más publicaciones en catálogos y relaciones con museos y galerías”, ya está, ese no es mi amig, ni pretendo basar mis afectos o valores en ello, así que me alejo de esas personas, tengo claro que mi camino es otro… Es decir; para mí la amistad o el amor es afecto sincero, empatía, aprecio mutuo, respeto… emociones que te transmiten paz y amor.

Has combinado pintura, performance, instalación y ahora fotografía, para lo cual haz trabajado con otros artistas. ¿Alguna colaboración próximamente?
Ahora no tengo ninguna colaboración en puerta, sin embargo es muy probable que algo surja en el camino… En performance generalmente han colaborado bailarinas y artistas visuales. Y por supuesto, amigos fotógrafos y algunos escritores que han tomado en cuenta mi trabajo, aunque supongo que cada quién ha tenido sus propias interpretaciones del azul.
Héctor Cortés Mandujano publicó en “La pupila de Iris” un texto de cómo somos un poco aire, todos iguales y siempre diferentes (3): A Iris le gusta el aire. Por eso cuando dibuja una sirena pone más cielo que mar. Por eso a sus trozos de palma nada los sostiene, están parados en el aire. Por eso sobre una pared minuciosamente dibujada hay una ventana partida en dos -o dos sillas de siete patas, vaya a saber- que asciende, flota. Por eso el asiento de un microbús se detiene en el aire. Por eso el humo, los arcos. (…) Aunque la pintura (y el quebradero de cabeza encerrado en la palabra arte) intente abarcarlo todo, siempre resume. Así, la humanidad es el hombre, el bosque la hoja y una gota de agua el mar. Pero Iris busca, incluso, un mayor resumen. Para un tiburón, por ejemplo, basta un fragmento; la cola es al mismo tiempo una ola (allí el océano) y el agua salada una burbuja. En un cuadro de tanto por tanto está el pequeño mar y el enorme escualo. (…) Estos son tiempos de fusión y ya el dilema no es definirse entre lo abstracto y lo figurativo. Lo uno y lo otro son ya uno solo, lo mismo que el día y la noche, la tierra y el mar: AZUL. Quién dice que el mundo es igual para todos, quién piensa que todos somos iguales. Nadie mira lo mismo cuando mira lo mismo, nadie vive la vida de otros. Ella se llama Iris, tiene su propia pupila intransferible y mira el mundo así. Mira tú ahora. A ver que ves.
Cuando presenté la exposición de pintura Azul en Chiapas, varias chicas participaron en el performance de inauguración. Cubrimos la obra con tela y decoramos la galería con velos. Tania Herbert bailaba y develaba la obra, Claudia López Terroso hizo un camino de acrílico rey sobre un inmaculado camino de papel, se abría paso entre el público con gestos teatrales, entonces yo aparecía con un pareo y un bra turquesa, cubierta de velos, para ofrecer galletas azules a los asistentes… En Oaxaca el performance también fue en conjunto, aunque hubo variantes… Esa noche un seguidor alumbró mi camino por el parque y la fuente vecina, y al llegar a la galería, las bailarinas que me acompañaron hicieron una entrada triunfal con acordes de ópera, al final, celebramos con cocteles azules.
¿Cuáles son tus animales favoritos?
El ruiseñor y los delfines.
Si no fueras sanadora, pintora y poetisa, a qué te dedicarías?
Supongo que a dar clases de buceo.

Notas:
1. Psicología del color
2. Las ciencias prohibidas, Tomo 1, Ed. Quórum
3. Héctor Cortes Mandujano, “La pupila de Iris”, Cultura, Semanario Este Sur, Chiapas.

Fotografías de Blue Iris: Concepto, vestuario y edición digital: Iris México. Foto: Ana Campos
Pintura: Blue Iris México, de la serie “Azul”, 1997-1999.
Exposiciones “Azul”, 1999: Galería Diuxhi, y Café-Galería La Olla. Oaxaca. Teatro Ignacio de la Llave, Orizaba, Veracruz. Teatro de la Ciudad, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.
Reportaje publicado en "Lengua lengua" el boletín de arte contemporáneo editado por Arte y más, colectivo con fines no lucrativos dedicado a la promoción del arte contemporáneo. Si desea suscribirse al boletín, puede hacerlo mandando un mail a: arTeymas-subscribe@yahoogroups.com Para conocer más de esta pintora visite Arte y más:
www.irismexico.org

1 comentario:

Iris Atma dijo...

Gracias a Juana la loca Net Zine por postear mi entrevista.

Tengo un anuncio: Iris Mexico anuncia cambio de nombre artistico a: Iris Atma

Gracias por su atención a este mensaje.
Les comunico que mi nombre artístico a partir del 2009 es “Iris Atma”.

Durante 9 años, a partir del 2000, fui conocida con el nombre de "Iris Mëxico". Anteriormente a esa fecha, y desde el inicio de mi actividad artística desde 1990 me presenté como “Iris Aggeler”.

Gracias por su tiempo.
Abrazo fraterno

Iris Atma
Artista de consciencia por el amor, la luz y el poder
http://www.facebook.com/om.irisatma
www.youtube.com/irisatma
iris.atma@yahoo.com